Los Sueños de Piedra

Postales cinemáticas

El asesinato del archiduque Franz Ferdinand: Cien años nos separan hoy del inicio histórico del siglo XX, ese devastador episodio de la breve historia humana que aún extiende sus tentáculos sobre el siglo neonato que el calendario, como partera, inauguró hace ya 14 años. Tal como sucede en el campo de la Moda, los motivos y patrones actuales del discurso oficial reviven los de épocas anteriores. La elección de chivos expiatorios ocurre análogamente a la elección de Miss Universo: primero se construye una imagen, luego se finge encontrarla. A costa de rumanos y búlgaros, la relación entre moda, chivo expiatorio y muerte se convierte en un elemento más de upcycling. Las amenazas reales e hipócritamente minimizadas en la realidad emergente de los mass media acerca de una nueva secuencia de catástrofes se dejan rastrear apenas unos cuantos metros bajo tierra: son tendencias históricas caóticas, violentas y virtualmente incontrolables que laten (irremediablemente) cerca de la superficie. El trabajo del observador de los fenómenos sociales ha devenido vulcanología. A espaldas de quienes sociologizaron el microscopio y de quienes condujeron autos de fe a propósito de un cierto sentido de la historia, la barbarie y la regulación brutal de nuestra especie por cuenta del medio ambiente abandonan el campo de las pesadillas y pasan inadvertidamente a formar parte del tejido social de la vigilia.

Vulcanologist

*  *  *

El suicidio de Santos = Dumont: Santos Dumont fue, sin saberlo, pionero del copy-left y de la explosión sónica. Sus apasionados sueños por volar le llevaron al suicidio: la Primera Guerra Mundial y el eminente estallido de una guerra civil en Brasil le convencieron de que lo suyo no eran sueños, sino pesadillas. Las máquinas que debían convertirnos en aves, terminaron convirtiéndonos en habitantes de inframundos.  Tras la irrupción del cine en sus múltiples formas, la contemplación de la técnica artística ha ido cediendo terreno a la interacción sensorial con la misma técnica; esta interacción, sin embargo, se percibe como alteración del sistema, no del medio. En el campo de la ciencia, como lo atestigua la invención de la biónica, la técnica elimina sistemáticamente la contemplación: las formas se encuentran bajo la dictadura de la función. Spencer Brown calculó la forma. La pretensión de alterar el medio con el único objetivo de enriquecer la recursividad del sistema a base de mediciones, ignora y sepulta a la vez todas las demás interacciones posibles. La exploración militar muestra la arrogancia y la ingenuidad de la empresa juvenil, pero extirpa su rebeldía con la amenaza de la fuerza. Los procesos de aprendizaje de allí derivados ya no sitúan a la naturaleza como el antecedente del cuál se desprende la humanidad, sino que la sitúan adelante, como objetivo. La aventura humana no se ve más como un viaje a lo desconocido; se asemeja más bien a una mala película de Hollywood, donde sólo los más aptos (que no por coincidencia son los mejores pagados sobre el plató) sobreviven.

*  *  *

El accidente cerebro-vascular de Carl von Lineé: La cínica visita del premier japonés a una construcción imperial que guarda el recuerdo de mounstrosos criminales de guerra no lo convierte en emperador, empero le asegura un manantial de potencias utópicas que prometen al pueblo contener energía suficiente como para reparar la tragedia de Fukushima. La reacción china, que se disfraza à la mode anticolonial, recuerda el enojo de un adulto ante la imprudencia de un adolescente, quien aparenta escuchar el sermón mientras piensa en cómo dar el siguiente paso en su estrategia. La nanotecnología biónica promete limpiar nuestra sangre y limpiar los constantes derrames contaminantes en la sangre del planeta. El technium clasificado a partir de la lógica taxonómica  como el séptimo de los reinos de seres vivos va aún más allá de la programación (estética) del código genético: al abolir la mímesis como punto más concordante de relación entre lo social y lo natural, el despertar del universo consciente, es decir la indistinción entre lo social y lo natural, aparece como un horizonte que da cabida a todas las religiones, sean éstas de origen shamánico o monetario.

*  *  *

Stockhausen invoca a Lucifer y cae en desgracia: La tecnósfera no sólo sueña con replicar a la perfección a la biósfera; sus metas se han disparado hacia el modelado virtual y real del universo entero. Para cubrir las inconmensurables distancias y tiempos que nuestra infinita pequeñez como especie significan, la ciencia apuesta (especulando) por los efectos prácticos de la aceleración social. El ritmo musical en algunos géneros underground de las ciudades más aceleradas del planeta, sólo posible una vez que el sonido se ha convertido en bits de información, es un brote que manifiesta la forma exponencial del incremento en la velocidad del cambio social. El theremín fue concebido en 1919 bajo influencia de lo universal, de allí que al inicio se le llamara eterófono: su invención, por parte de un físico, parte de la correlación de una forma musical (el tono) con una variable física (la frecuencia de onda), bajo la solución técnica típica de las telecomunicaciones: la antena. Tal como la visión panoramática siguió a los viajes en aviones supersónicos, la percepción acústica intenta sin éxito modernizarse a la velocidad de las revoluciones informáticas: la música estocástica concilia de nuevo la música y las matemáticas; la Elektronische Klangerzeugung apareció cuatro años después de que Little Boy y Fat Man finalizaran cruelmente la Segunda Guerra Mundial, su autor declaró una vez que los hechos del 11-S en 2001 eran la obra de arte más grande en la historia del cosmos, además de ser un crimen. Los drones no necesitan abandonar el campo de la guerra para comenzar a servir en la distribución de mercancías puerta a puerta, y eventualmente cumplirán el sueño de Santos Dumont de transportar a la gente de sus hogares hacia el empleo. La ilustración de los efectos de una explosión volcánica se realiza corrientemente mediante su comparación con la fuerza, medida al detalle en Joules, de una bomba atómica. Las explosiones dominan el mercado de los efectos especiales. Al crecimiento exponencial se le llama también crecimiento explosivo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

*  *  *

Schröder acepta la clonación para no retrasar el progreso: La idea de que la política está out of date por su incapacidad de ponerse a la altura de la complejidad y la aceleración de lo social, combinada con la idea de que la política es la continuación de la guerra por otros medios, producen la imagen del poder militar obscenamente desnudo patrullando el planeta, administrando calculísticamente la guerra. Ante cada evento catastrófico que despierta el miedo el anuncio es el mismo: necesitamos un estado de excepción, ante la ausencia de signos vitales la terapia es el shock. El cowboy de la escena final de Dr. Strangelove desata su locura y furia siguiedo las técnicas del rodeo, a su vez restaura la idea de la furia de dios y actualiza los cataclismos. El romper barreras se ha convertido en un asunto de récords sin sentido, competencia ad infinitum, especialización extremista de las habilidades personales. La velocidad de la luz es una constante, al mismo tiempo, una barrera. Así lo fue, hasta Mach, la velocidad del sonido. El frenesí del movimiento inercial revela la siguiente paradoja: todo cambia de modo brillante y ostentoso, así se previene el cambio de lo esencial. Nunca se han fabricado ni vendido tantas armas como hoy. Japón no tiene ejército por mandato de EE.UU., pero tiene fuerzas de auto-defensa que se potencian, de nuevo, por el mismo mandato. La diferencia entre la defensa y el ataque es una cuestión de tempo: los juegos competitivos, desde el ajedrez hasta el fútbol, revelan la hipocresía de la tecnología de guerra, hija del matrimonio sangriento de la industria y lo militar. La narrativa religiosa tienta siempre el límite de lo humano: en Sodoma y Gomorra, el diluvio universal, el fracaso de Babel, el cierre de las aguas en el Mar Rojo y otros tantos episodios de selección divina se destruye a los culpables. De Jesucristo en adelante, sólo el inocente es destruido. Las imágenes que Bradley Mannig mostró al Mundo han sido administradas como un derrame, en consecuencia, la limpieza se convierte en prioridad. La catástrofe anunciada por el siglo pasado para el que comienza es una combinación entre el agotamiento del petróleo y la lucha por el agua. La exploración del espacio se hace con una lista de invitados a la mano.

Diluvio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en enero 17, 2014 por en Coyuntura Política y etiquetada con , , , .

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 52 seguidores

Estadísticas del sitio

  • 25,857 visitas

Temas

Woodbine

An experimental hub in Ridgewood, Queens for developing the skills, practices, and tools for building autonomy in the Anthropocene.

Modern Clicks

La web de Carlos A. Scolari (@cscolari)

Angelus Novus

Über den Engel der Geschichte und mehr

Elsye Suquilanda

writer, film maker, performance artist

Fractal Ontology

refracting theory: politics, cybernetics, philosophy

participatory sense-making

the enactive approach to intersubjectivity

Stephanie Newman

Stephanie Newman

The Catjects Project

"Jeder soziale Kontakt wird als System begriffen." (Niklas Luhmann)

A %d blogueros les gusta esto: