Los Sueños de Piedra

Canciones nuevas de un viejo cantante (I)

“Toma fecha, toma hora, toma sitio, toma sitio…

toma ubicación para encontrarme aquí”

El autor

Esa es la invitación para el último disco de S. Rodríguez y para la lectura/escucha de este post (hay mucho que escuchar). No es casual que sea la primera canción del disco, llamada Toma, la que abre para los oyentes un álbum que fue tildado en su momento de “revisionista” y que incluso hiciera que algunos hablen de la “derechización” de Silvio, e incluso de su ancianidad. Sin duda, el álbum en su conjunto es polémico y en muchos puntos crítico, pero lo que más se ajusta a la realidad es decir que es la obra de un creador: no puede mantenerse inmutable en el tiempo, debe ser sensible a las transformaciones y debe, ante todo, ser sincera.

En un tono exploratorio de su propia historia musical, Segunda Cita (2010) es un álbum que busca resignificar y actualizar críticamente diferentes etapas en su producción artística. Se ofrecen incluso versiones negativas de canciones ya tenidas por clásicas, y se rinde tributo a la propia memoria no por repetición, sino por creación (un intento que Silvio había anunciado ya con el disco Autobiográfico de 1992). No está demás aclarar que Segunda Cita es, si bien no cronológicamente, el disco que precede a Cita con Ángeles de 2003 (éste último con temas más internacionales, como señalamientos sobre la política de Bush y la Guerra contra Iraq; el primero, que aquí se reseña, con temas más cubanos).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

(Todas las letras aquí) (Se incluyen comentarios del propio autor luego de los Videos)

La primera canción es una invitación a escuchar, a tomarse la música en serio “aunque sólo sea un momento de emoción” y por más que sea un “mínimo alimento“. La crítica se anuncia suavemente todavía, como anunciándonos lo que vendrá  (“toma lo que no se deja gobernar“); así mismo se pone en evidencia el divorcio en la posición del compositor como creador y como persona (“toma y ve /cómo trasciendo lo que soy“) algo por completo confundido cuando los artistas son tomados como ídolos, más aún en el caso de las estrellas fugaces del mundo plástico del pop.

La música de Toma es suave, casi relajante, y está marcada por la presencia de la flauta traversa al igual que gran parte del disco. La flautista Niurka González, esposa de Silvio que ha colaborado con él en sus últimas producciones, va tomando cada vez más protagonismo en relación a su primera colaboración en los años 90.

http://www.youtube.com/watch?v=gpIbxhf13D4

Hay canciones que piden y canciones que ofrecen. Toma intenta ser de las que dan.

En un tono más político viene Tonada de albedrío: se trata de una relectura de un tema que ha sido aparentemente agotado: el Che Guevara. ¿Qué se puede decir sobre él que no se haya dicho? Tres estrofas claves que salen de la boca del guerrillero: en la primera algunos dirán que se trata del Silvio de los 60s o 70s, defensor a ultranza de la Revolución Cubana y de sus figuras (“en el Imperio mañoso / nunca se debe confiar“); la segunda es dicha por el Guevara “legendario” y es un puente entre la actitud del Che y la de Silvio (“al buen revolucionario /sólo lo mueve el amor“); la tercera, molestosa para los ortodoxos de la Revolución Cubana, es crítica con el papel del artista comprometido y señala además la propia distancia que hoy separa a Silvio del régimen. Está en boca de Guevara el “humano” y no está exenta de ironía (“…que ningún intelectual / debe ser asalariado del pensamiento oficial / debe dar tristeza y frío / ser un hombre artificial / cabeza sin albedrío / corazón condicional “). Y cierra con una sincera confesión: “mínimamente soy mío / ¡ay! pedacito mortal“.

La música comienza sobria, pegada a la forma clásica de la Nueva Trova Cubana con una guitarra y nada más. Poco a poco van sumándose instrumentos a la orquestación, hasta terminar en un tono relativamente festivo y alegre (similar a la evolución musical del autor).

Los que gobiernan la información mediática trazan paisajes ideológicos. Dicen que la “guerra fría” quedó atrás, pero siguen usando sus mitos discriminatorios. Tonada de albedrío empezó a tomar forma ante tergiversaciones del significado del sacrificio de Ernesto Guevara. Pero también tenía pendiente subrayar su idea, expresada en “El hombre y el socialismo en Cuba”, de que el socialismo no pretende intelectuales asalariados al pensamiento oficial.

La tercera canción es un homenaje a Violeta Parra. En el video, de una presentación en vivo, se explica el origen de la canción. La Carta a Parra tiene lamentables noticias (“Las redes tejen sueños para subastas / la sangre ajena es un efecto especial / La dignidad se gasta /como la piedra filosofal“).

La primera canción que le escuché a Violeta Parra fue La carta, que le dirigía a su hermano Roberto, injustamente preso. Desde entonces reconocí en ella un magisterio al que he tratado de rendir tributo de tres formas: queriendo su arte, a sus hijos y a su país. Lamento que en esta primera carta mía haya tenido que contarle algunas cosas tristes. Ojalá las próximas sean mejores.

La influencia de  la U.R.S.S. en América Latina fue especialmente fuerte en Cuba, la cuarta canción narra una historia de amor en San Petersburgo (¿a lo Pushkin?, ¿a lo Dostoievski en Noches Blancas? (“la noche blanca / cautiva y revela“)). La canción está dedicada a Gabriel García Márquez, quién sugirió el argumento de la canción.

http://www.youtube.com/watch?v=sNesO6Ku8mo

Hace veinte años tome un avión hacia México en el que sólo iba otro pasajero: Gabriel García Márquez. Volábamos por un cielo de pocos amigos y nos fuimos dando ánimos el uno al otro. Mi compañero de viaje me contó que a veces se le ocurrían pequeños argumentos que después no sabía dónde meterlos, y que quizás eran canciones. Había uno sobre una novia abandonada que llevaba a cuesta sus regalos de bodas. San Petersburgo tiene de aquella historia inédita que tuve el privilegio de escucharle al gran escritor colombiano y, al mismo tiempo, es un tributo a la ciudad que habita el fantasma de Pushkin.

En la quinta canción del álbum algunos han encontrado la parte más crítica del disco para con la Revolución Cubana (“Demasiado tiempo, demasiada sed /para conformarnos con un breve sorbo / la única vez. // Demasiada sombra, demasiado sol / para encadenarnos a una sola forma / y una sola voz“). Por otro lado, aquí se da cuenta de los temas que le servirían a Silvio como puntos de fuga del pragmatismo del compromiso político. Si bien el cubano nunca abandonó la fantasía, sus últimos discos van expresando de modo más claro su apuesta por la ilusión. Los ángeles (que en realidad son su recién nacido hijo y nieta) son una de esas formas que adquiere la ilusión (“Demasiado polvo, demasiada sal / para que la vida no busque consuelo en el más allá“).

Esta canción también figura como un homenaje a César Portillo de la Luz (compositor cubano de la primera mitad del XX, especializado en boleros); la canción, por ende, toma ese ritmo como su base.

Versión en vivo, audio de mala calidad:

http://www.youtube.com/watch?v=yhO44C1flyQ

Versión del disco con buen audio, fotografías que reducen la interpretación a una sola de sus posibilidades (una muy tendenciosa, además):

http://www.youtube.com/watch?v=QXiQR_FA0gc

A César Portillo de la Luz lo conocí hace cuatro décadas. Por entonces lo perseguía por los bares nocturnos en que él cantaba. En la secuencia lo vi construir canciones con los interludios que improvisaba entre tema y tema. Él fue parte de mi ritual de iniciación y me alumbró con secretos del oficio de trovador con poca voz. Saber que la inmortal “Contigo en la distancia” la había compuesto el mismo año que yo había nacido fue algo que siempre me impactó. Odilio Urfé – pianista, musicólogo y persona inolvidable – llamaba a Portillo “el filósofo del bolero”. Demasiado se la dedico a César con mucha deuda y admiración.

La sexta canción del disco es Sea señora. Si se le presta atención, se notará que es una versión de El Necio (casi un himno en su época); de hecho posee un arpegio muy similar al punto que podrían confundirse al inicio ambas canciones. La lírica de la canción es altamente significativa del espíritu general del disco: conviene prestarle atención.

http://www.youtube.com/watch?v=Jrcdpi4oquM

 Sea señora salió como un exabrupto. Es como un voto a la evolución política de Cuba, sin olvidar a dos pilares de nuestra historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en noviembre 21, 2012 por en Música y etiquetada con , , .

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 52 seguidores

Estadísticas del sitio

  • 25,876 visitas

Temas

Woodbine

An experimental hub in Ridgewood, Queens for developing the skills, practices, and tools for building autonomy in the Anthropocene.

Modern Clicks

La web de Carlos A. Scolari (@cscolari)

Angelus Novus

Über den Engel der Geschichte und mehr

Elsye Suquilanda

writer, film maker, performance artist

Fractal Ontology

refracting theory: politics, cybernetics, philosophy

participatory sense-making

the enactive approach to intersubjectivity

Stephanie Newman

Stephanie Newman

The Catjects Project

"Jeder soziale Kontakt wird als System begriffen." (Niklas Luhmann)

A %d blogueros les gusta esto: